PERSONERÍA JURÍDICA MATRÍCULA 32264
DPPJ Pcia. BUENOS AIRES
N° Registro de Entidad de Bien Público 433

E-Mail: secretaria@arbia.org.ar

LOS ENEMIGOS DE LO NUESTRO

http://www.arbia.org.ar/imagenes/sip2.jpg
LOS ENEMIGOS DE LO NUESTRO
Investigación periodística de Fernando Clavero
“Vivir con lo propio” insistió el economista y embajador en Francia, Aldo Ferrer. Nada más lógico que eso. Nos arreglamos nosotros y luego dialogamos soberanamente con el resto. Entendiendo como nuestro a todos los países de la región.
En las últimas semanas, el debate por la modificación del sistema judicial convivió con denuncias por lavado de dinero en todos los órdenes. En el teatro aparecieron actores de larga trayectoria como: colegios de abogados, corporaciones de profesionales, la DEA, el FBI, la embajada de los Estados Unidos y el departamento de Justicia de ese país. El domingo 12 de mayo el diario La Nación publicó una nota firmada por Diego Cabot titulada: “Más firmas admiten en EE.UU. el pago de coimas en el país”; el trabajo se basa en un informe provisto por la consultora internacional Covington & Burling sobre corrupción. El dato saltó rápidamente a las tapas de los noticieros de TN e Infobae. ¿Cómo entran en juego esas realidades con LO NUESTRO? ¿Por qué? ¿Cuáles son los intereses en danza? ¿Cuáles son algunas relaciones que existen entre ellos y algunos de nosotros?
INFORMES QUE NUNCA LLEGAN
Cuando el juez federal Sergio Torres se cansó de esperar los documentos sobre lavado de dinero que había solicitado al Departamento de Justicia de Estados Unidos, en abril de 2013 decidió solicitar a la Cancillería argentina que intervenga ante la Casa Blanca. El magistrado investiga la fuga de Argentina de 400 millones de dólares entre el 2006 y 2008. Bajo sospecha está un grupo de 500 clientes de la banca JP Morgan. La denuncia fue realizada por un ex alto funcionario de esa entidad financiera, Hernán Arbizu. El listado de sospechosos es encabezado por la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble.

En los inicios de ese proceso, el tribunal nacional que trabaja en la maniobra terminó denunciando a dos hombres del FBI (Federal Bureau of Investigation) que estaban acreditados en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires por pretender tener injerencia en los hechos.
El FBI  depende del Departamento de Justicia de la Casa Blanca. En esa área ministerial también hay otras agencias. Por ejemplo: la DEA.
En una nota publicada el jueves 18 de abril de 2013 en el diario Clarín, el periodista Julio Blanck titula: “Una discreta pesquisa de la DEA y la fallida estrategia de farandulizar el caso”.
El relato periodístico relaciona la actividad de agentes de inteligencia extranjeros con los  argumentos  en contra del empresario Lázaro Báez y asegura que “las autoridades estadounidenses y sus representantes en la región habían observado desde hace tiempo, por indicación directa de la embajadora en Buenos Aires Vilma Martínez, los movimientos de un avión que utilizaba frecuentemente Leonardo Fariña, presuntamente involucrado al inversor Báez”.
Según Julio Blanck, los agentes de la DEA vigilaron “discretamente” los vuelos de la aeronave desde las “oficinas de la Fuerza Aérea y la Prefectura nacional”.
Si el periodista del multimedios tiene razón ¿podría ser un caso de violación de la seguridad argentina? ¿Cuántos agentes norteamericanos pueden estar realizando tareas en los organismos públicos? Y por último, esos funcionarios norteamericanos: ¿trabajan para algunos intereses de su país?
 
LOS ESTADOS UNIDOS Y LAS CUESTIONES BANANERAS.
Eric H. Holder Jr. es el Fiscal General número 82 de los Estados Unidos y el primer afroamericano en desempeñar ese cargo. Es la máxima autoridad del Departamento de Justicia de esa nación. Juró el 3 de febrero de 2009. Fue asesor en la campaña del presidente Barack Obama y de esa manera los estadounidenses dan continuidad a la tradición de nombrar al frente del área judicial al líder del proceso que lleva a un candidato a la jefatura de Estado.  
Cuando el nombre de Holder sonó en boca de Barack Obama, un grupo de campesinos de Colombia se acordó de sus trabajos por esa tierra.
La United Fruit Company, fundada en 1899, era una multinacional estadounidense que producía y comercializaba frutas tropicales. Organizaciones de Derechos Humanos comprobaron que agentes de la CIA protegía los intereses de esa compañía que conspiraba para derrocar a diversos gobiernos. En 1928, trabajadores agrícolas de Colombia protestaron contra la firma que instó a las autoridades nacionales a reprimir las manifestaciones. Todo terminó en los que se conoce como: “La Masacre de las Bananeras”.
En 1985, los empresarios fruteros decidieron cambiar la razón social y trabajar con el nombre: Chiquita Brands, denominación que sigue hasta la fecha.
En 2007 Chiquita Brands enfrentó un juicio en Estados Unidos por haber financiado grupos de “autodefensa paramilitar” colombianos. Dirigentes sociales afirman que “Chiquita realiza desalojos violentos para extender sus plantaciones”.
Durante el proceso judicial, Chiquita Brands estuvo representada por Eric H. Holder Jr., actual Fiscal General de los Estados Unidos. Titular del Departamento de Justicia, que no respondió las requisitorias por lavado de dinero de los tribunales federales argentinos, y al mando de agencias como el FBI y la DEA.
LOS INTERESES CORPORATIVOS.
Antes de convertirse en Procurador General, Eric H. Holder Jr. fue socio en una empresa de abogados llamada: Covington & Burling LLP en Washington.
La compañía abrió sus puertas el 1 de enero de 1919.
Desde hace mucho tiempo, sus abogados se especializan en defender a grandes empresas en contra de los Estados nacionales. Sus profesionales recorren diariamente los pasillos del Banco Mundial con preferencia en las oficinas en donde trabajan los funcionarios del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencia Relativas a Inversiones).
En una nota de investigación publicada en 2009, el periodista Horacio Verbitsky informó que Covington & Burling litiga contra el Estado argentino” en ese organismo mundial. Representa a un grupo de capitales vinculados a la energía. Lo hace a través del doctor Miguel López Forastier, un letrado que en 1994 egresó de la Universidad del Salvador en Buenos Aires y se desempeñó en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal. El profesional también acciona en contra de los gobiernos del Paraguay y de Venezuela, entro otros.
Covington & Burling comparte los pasillos del CIADI con otros conocidos abogados que se especializan en perseguir a la Argentina. Pero estos son de estas tierras. Son los: ALGUNOS DE NOSOTROS. Por ejemplo, Máximo Fonrouge, presidente del Colegio de Abogados de Buenos Aires y una de las voces en contra de los proyectos de modificación del sistema judicial argentino, representa al estudio porteño Cassagne ante el CIADI por un litigio contra Argentina por 13 millones de dólares para Asset Recovery Trust Sociedad Anónima. Justamente  Juan Carlos Cassagne, propietario del estudio litigante y socio de Fonrouge, es otro de los ciudadanos argentinos que pasea por esos lugares representando a Wintersshall AG y National Grid, por nombrar algunos.
Siempre la deuda es en miles de millones de dólares, más los intereses (por supuesto).
El currículum vitae de Cassagne es muy amplio. Además de estar vinculado a la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y de manifestarse en contra de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, asiste a la Sociedad Rural Argentina en la causa por la venta del terreno donde se levanta el predio ferial. En el gobierno de Isabel Martínez y durante la dictadura militar, elaboró el régimen de subsidios a los grupos económicos de la Patria Contratista y en septiembre de 1976 consiguió beneficios para Papel del Tucumán, de la familia Bulgheroni. Fue socio del estudio fundado por Miguel Tobías Padilla,  grupo que en la actualidad atiende los asuntos de Clarín. Durante el gobierno de Carlos Menem fue convocado por el ministro de Obras Públicas, Roberto Dromi. Junto con Rodolfo Barra, a Juan Carlos Cassagne se lo conoce como el artífice del andamiaje legal de las privatizaciones de los 90.
CLARIN NO SÓLO SE VENDE EN BUENOS AIRES.
¿Existe un juego de relaciones entre el Procurador General Eric H. Holder Jr., la compañía en la que desempeñó su actividad privada y otros capitales argentinos que reciben financiamiento de entidades norteamericanas?
The Goldman Sachs Group Inc. es una entidad líder en el mundo de la banca de inversión, valores y gestión. Proporciona servicios financieros a una base de clientes diversificada. Desde la sucursal en Buenos Aires, ubicada en Avenida del Libertador 498, supervisa los intereses en la región entre los que se encuentran sus acciones en el multimedios Clarín. Una aclaración necesaria: la multinacional estadounidense "vendió" las acciones del multimedios a una empresa de su mismo país de origen de propiedad de Ralph Booth. En el período que investiga la Justicia Federal, Goldman Sachs era titular de los papeles. Sin embargo, Ralph Booth llegó a Clarín de la mano de Goldman Sachs que, tras el arribo en 1999, eligió que sea su hombre en el directorio. El señor Ralph tiene otras sociedades con Goldman Sachs. Por ejempo, en Europa actúan en el negocio de la televisión por cable. Algunos especialistas en fusiones hablan que los financistas suelen utilizar “tapaderas” o cambio de rostro para ocultar otras maniobras. Economistas afirman además que Booth es un títere de intereses mayores.
Booth vende instancias de intermediación y de producción de elementos químicos como el negro de humo. En su propia página de internet comercializa sistemas de seguridad familiar. Algo así como el seguimiento de tus hijos y de tu mujer. Para que compres ese servicio, Booth afirma que "es tan seguro como los esquemas que usa LA CIA".
Covington & Burling, la empresa en la que trabajó Eric H. Holder Jr actual jefe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, tiene en su cartera de clientes predilectos a Goldman Sachs.
En enero de 2007, por ejemplo, participó en la formación de la sociedad entre Abitibi-Consolidated Inc. y Bowater Inc. que se convirtió en la empresa de productos forestales más grande de América del Norte.
Otro de los ejemplos de esa relación es Fred Knecht, quien es socio en la oficina que la empresa tiene en Nueva York. Antes de unirse a Covington & Burling, Knecht trabajó durante 20 años asesorando a los principales bancas de inversión. Con Goldman Sachs estuvo durante 16 años, donde se convirtió en director general y se desempeñó, desde 1999 hasta 2006, como Director de Banca de Inversión Legal para las Américas. Fred Knecht también desempeñó tareas en Merrill Lynch.
Durante mucho tiempo el juez federal Sergio Torres esperó los informes sobre lavado de dinero que había pedido al Departamento de Justicia de la Casa Blanca. La solicitud involucra a 500 empresarios entre los que se encuentran directivos de Clarín. Los papeles… nunca llegaron.
MARTINEZ QUE NO ES MARAVILLA.
Vilma Martínez fue confirmada por el Senado de los Estados Unidos como Embajadora en Argentina el 24 de julio de 2009.
En los datos, que proporciona la misma representación diplomática, figura que “desde 1982, Martínez ha sido socia del estudio Munger, Tolles & Olson, donde se especializó en litigios comerciales ante cortes federales y estaduales.  En los últimos años dedicó su actividad privada como abogada asesorando a empresas sobre cómo mejorar sus políticas de igualdad de oportunidades laborales y cómo fomentar la diversidad y la inclusión en sus planes empresariales”.
Munger, Tolles y Olson es un estudio que tiene 50 años en  el mercado de Estados Unidos. Tiene oficinas en Los Angeles y San Francisco.
Asesoró a Goldman Sachs en numerosas oportunidades. Por ejemplo la operación que realizó Americold, líder mundial en el almacenamiento a temperatura controlada. Además representa a Berkshire Hathaway en sus operaciones más significativas, incluyendo los recientes acuerdos por una inversión de 5 mil millones de dólares en Goldman Sachs.
Otro de los ejemplos son las representaciones de O'Malley M. Miller quien es el socio que tiene Munger, Tolles y Olson  en Los Angeles. El propio Miller señala a Goldman Sachs entre sus clientes predilectos.
ENTRE EL LAVADO Y LOS INTERESES CORPORATIVOS.
Una red de relaciones se extiende por toda la región. Altos funcionarios extranjeros, abogados, miembros de organizaciones no gubernamentales, empresarios y medios de comunicación coordinan esfuerzos en contra de los proyectos calificados por esas instancias como “populistas”.
En las últimas semanas los títulos de lavado de dinero, cambios en el sistema judicial e intereses económicos conviven en las tapas de los informativos.
La agilidad con que se muestran impide relacionar la oferta de inversores y la gama de especulaciones que entran en el juego.
El sistema periodístico responde a las usinas de pensamiento que lejos suelen ubicarse del sur de América. Generan críticas comunes e imponen ideas.
¿Estará en disputa el cambio del sistema monetario? ¿Sólo hay una intención de impedir la “democratización judicial” según la denominación utilizada por el gobierno argentino? ¿Cuáles son las relaciones de quienes representan a las empresas multinacionales en los tribunales internacionales?
No hay duda de que el ruido que hacen es de mucha envergadura.  
¿Se puede vivir con “lo nuestro”, teniendo en cuenta que “ellos” existen y que son capaces de tener algunas relaciones históricas?
Lo cierto es que es necesario poner los hechos en una continuidad temporal. Abstraerse de la mera información del relato diario y segundero. Porque “los ellos”… pueden estar muy cerca. En la Prefectura o en las Oficinas de la Fuerza Aérea nacional. ¿Y dónde más?

Volver

13/05/2013 (1574)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en G+ compartir en Whatsapp



Recomendados


http://arbia.com.ar/imagenes/Tri-catalogo-marzo-2017.jpg      http://arbia.com.ar/imagenes/Varela_Mayo_2020.jpg   http://arbia.com.ar/imagenes/Red2.jpg  http://arbia.com.ar/imagenes/ciccus.jpg