PERSONERÍA JURÍDICA MATRÍCULA 32264
DPPJ Pcia. BUENOS AIRES
N° Registro de Entidad de Bien Público 433

E-Mail: secretaria@arbia.org.ar

Moritán y el empeño por destruir los símbolos del peronismo

http://arbia.com.ar/imagenes/MinDesa.jpegArtistas plásticos, urbanistas y políticos salieron al cruce de la insólita iniciativa antipiquetera del legislador de JxC. El edificio es el primer rascacielos porteño e icono peronista. Por Silvina Friera. De diseño racionalista se inauguró en 1936, tiene 93 metros de altura y 22 pisos, "es un ejemplo de arquitectura de primerísimo nivel”. Gorilas: Prohibir, proscribir y demoler. El universo semántico y político de Juntos por el Cambio engendra violencia y multiplica odio. “Hay un empeño por destruir los símbolos que tienen que ver con el peronismo”, afirma el artista plástico Daniel Santoro sobre el insólito proyecto de ley que presentó el mediático legislador porteño de Republicanos Unidos, Roberto García Moritán, con el que busca extirpar del paisaje urbano el emblemático edificio donde funciona el Ministerio de Desarrollo Social, ubicado sobre la Avenida 9 de julio, “para mejorar la circulación y disminuir los piquetes”.

No es casual que la propuesta la haya presentado el 31 de agosto, el mismo día del histórico renunciamiento de Evita en 1951, cuando anunció su “irrevocable decisión” de renunciar a la candidatura como vicepresidenta de la nación.
El proyecto
García Moritán comunicó su propuesta en Twitter: “Acabo de presentar un proyecto de ley para demoler el edificio de Desarrollo Social ubicado en la 9 de Julio. En lo que va del año hubo más de 600 piquetes y cortes en la CABA por culpa de Nación. Resuelvan sus conflictos en otro lado y no le jodan la vida a los demás”, escribió Moritán, quien ingresó a la Legislatura porteña en la lista de Ricardo López Murphy e integra el espacio de Juntos por el Cambio. En los últimos meses, en el marco de un duro contexto económico para los sectores populares, distintas organizaciones sociales impulsaron manifestaciones y acampes en el Ministerio de Desarrollo Social para reclamar más planes sociales y asistencia a los comedores comunitarios, entre otras demandas. En junio, en una protesta organizada por el Polo Obrero, el mediático legislador se acercó a un grupo de mujeres y fue increpado por varios manifestantes y dirigentes por ser “antipiquetero”.
El articulado de la iniciativa informa cuál será el uso que se hará del espacio. “El terreno será destinado a la ampliación de la Avenida 9 de Julio para el mejoramiento del tránsito”. Según el texto presentado, el Poder Ejecutivo debería solicitar al Banco Ciudad de Buenos Aires la tasación de los bienes dentro de los 30 días de entrada en vigencia de la ley, en caso de ser aprobada, y esa entidad tendría 90 días más para realizar las asignaciones de valor. El legislador de Juntos por el Cambio propone también que la Ciudad se tenga que presentar ante “la autoridad competente” para darle a conocer los términos de la demolición y ofrecerle la indemnización que corresponda. “Los gastos que demande el cumplimiento de la presente ley se imputarán mediante reasignación de partidas correspondientes al año en curso”, se expresa en el último artículo del proyecto.
Patrimonio urbano El inmueble de diseño racionalista que el mediático legislador quiere eliminar de la trama urbana se inauguró en 1936 y fue la sede del entonces Ministerio de Obras Públicas (MOP). Considerado el primer rascacielos de la ciudad, está ubicado entre las avenidas Belgrano y Moreno, tiene 93 metros de altura y 22 pisos. Hernán Bisman, editor y curador de arquitectura, señala que el edificio donde funcionó el Ministerio de Obras Públicas es “un ejemplo de arquitectura racionalista de primerísimo nivel”. “El cariño al patrimonio clásico se fue consolidando en los últimos tiempos en la población y en los gobiernos. Ya está mal visto y es condenado socialmente demoler un edificio de arquitectura clásica. Es una locura en términos culturales, una barbaridad en términos intelectuales y de ninguna manera me parece razonable. Sería un delirio y una gran pérdida para el patrimonio de la Ciudad”, fundamenta Bisman.
En 2010, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner declaró a Eva Perón “Mujer del Bicentenario” y decidió instalar dos imágenes icónicas en las fachadas norte y sur del edificio del Ministerio de Desarrollo Social, llamadas “Eva de los Humildes” y “Eva”, realizadas por el escultor Alejandro Marmo, con la colaboración del artista plástico Daniel Santoro. Durante los cuatro años del macrismo las imágenes de Evita permanecieron apagadas y nunca hubo una explicación oficial sobre los motivos por los cuales se tomó esa decisión, aunque el argumento extraoficial alegado era “la necesidad del ahorro de energía”.

Volver

01/09/2022 (6221)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en G+ compartir en Whatsapp



Recomendados


/imagenes/tda2.gif